ARENAS DE SAN PEDRO

Personajes Ilustres

Marcelo Gómez Matías

Natural de San Bartolomé de Pinares (Ávila), se formó en el Seminario abulense de San Millán. Tiempos de León XIII con su Rerum novarum que reformará para bien las condiciones de los trabajadores. Se ordenó (1-4-1911) y hasta ser nombrado ecónomo de Arenas (1916), pasó por San Esteban de Valle y Martín Muñoz de las Posadas. Ya en la capital del Tiétar, ejerce con ilusión y no es un clérigo sordo a las reformas sociales. En 1918 funda, en unión con el maestro don Venancio Gonzáles Rueda, el Sindicato Agrícola Católico, luego Caja Rural, de reconocida acción benéfica entre la clase jornalera y humilde.

La inquietud pastoral de don Marcelo le anima a continuar la obra histórica de Luis Buitrago editando el famoso Almanaque parroquial, una mina de sugerencias litúrgicas, apuntes históricos, figuras, actualidad, costumbres, refranero, folclore... Párroco del toledano Castillo de Bayuela (1926), entonces diócesis de Ávila, su espíritu artista logra una hermosa restauración de la iglesia con la colaboración del ilustre ceramista Ruiz de Luna. En 1933 debe cuidar también de Garciotún. Durante la guerra civil, no hay en Castillo de Bayuela venganzas fraticidas. Admirable la acción conciliadora de don Marcelo. Definitivamente vuelve a Arenas (20-10-1940) y aquí se debe restañar heridas y fraternizar espíritus tras la pesadilla del 36.

La obra del Almanaque parroquial (1915-1966)

Es la conjunción equilibrada del esfuerzo pastoral y cultural de un cura dispuesto a avivar la fe de sus feligreses y a valorar el patrimonio histórico, folclórico y etnográfico de los pueblos de su destino. Con tesón heroico y como párroco-editor, logró sacar 51 números.

Fallecido don Marcelo (1-7-1967) en Ávila, el Almanaque nº 68 salió "arreglado" por D. Victorino Jiménez Martín, que conocía bien a don Marcelo, pues fue coadjutor de Arenas. En realidad, fue como un homenaje al recordado párroco. Ayudaron sacerdotes. don Felix Carretero, Julián Jiménez Zazo y Mariano Taberna. Y Josefina Carabias, Maruja Cruces y del entonces alcalde Carlos Alonso Colino. Incluyó poesías de Luis López Prieto y del cebrereño Hermenegildo Martín Borro, así como una entrega del cancionero tradicional a cargo del experto arenense y canónigo en Lugo, Juan Antonio Moreno Fuentes, más una página literaria y musical de Adrián Muñoz y Juan Antonio Rivas Moreno. Lo demás fue mérito de don Victorino que intentó continuar los temas habituales de su creador, desde el calendario, obituario de Arenas, lista de donantes, vida parroquial, memoria de los cursos 1965-66 y 1966-67 en el Seminario Menor, que ocupaba el Palacio del Infante, modernización de la ciudad de Arenas, etc.

(Almanaque Parroquial 1917-1930,  1031-1947, 1948-1956, 1957-1964. -Se pueden consultar en la Biblioteca Pública-)

Una esperada reedición facsímil

A medida que pasa el tiempo se agiganta el valor de aquel Almanaque, archivo de tanta historia y vida para Arenas y otros pueblos de la vieja diócesis. Es sentir de muchos la necesidad de una reproducción facsímil, complementada con un cuidado "Índice de materias y nombres propios" como guía. El espíritu de párroco sigue vigente a través de la Fundación que lleva su nombre y que continúa con la acción social y cultural.