ARENAS DE SAN PEDRO
Inicio | Turismo | Naturaleza | Ecosistema

Naturaleza

Ecosistema

Geografía y Relieve

Aunque los límites de su término municipal no llegan hasta las cimas de Gredos, es la sierra un condicionante fundamental de su geografía, pues de esa ubicación nace un aparte de su atractivo turístico, ya que la sierra delimita el bello panorama que se contempla desde la localidad.

Por estar asentado en la falda de la Cordillera Central, al sur de la Sierra de Gredos, el término municipal de Arenas de San Pedro está formado por numerosos montículos cubiertos de una rica vegetación, y además, está constituido por numerosos vallejuelos por los que corren gargantas y arroyos que llevan sus aguas sonoras y cristalinas al río Tiétar.

Conforme se marcha hacia el sur, el terreno se va suavizando hasta llegar a los 402m. en el Valle del Tiétar. Los ríos y cursos más importantes son el Tiétar, las gargantas de Arbillas, Pelayo, Ríocuevas, Arenal y La Torre, y otros arroyos de menor importancia.

Clima

Protegido al norte por la Sierra de Gredos, nuestro clima es templado, con temperaturas suaves en invierno. En los meses de verano es caluroso, con tendencia a la baja de las temperaturas nocturnas. Puede considerarse que el clima pertenece al tipo "mediterráneo subtropical". Se caracteriza por una temperatura media anual entre 10 y 15ºC.

Pese a pertenecer a la España continental, seca y fría, el clima de Arenas se engloba dentro de la España húmeda por la abundancia de precipitaciones y por la suavidad de sus temperaturas consecuencias ambas de su proximidad a Gredos, pues, por un lado, la altura de la sierra aporta protección frente a los vientos fríos del norte y, por otro, favorece la pluviosidad. Los períodos de lluvia son el otoño y la primavera; en esta estación a las lluvias se une el deshielo con lo que las gargantas adquieren un atractivo singular tanto para la contemplación como para los deportes fluviales.

Las temperaturas, en ninguna época son extremas; aunque nieva con frecuencia en las cumbres, rara vez lo hace en el pueblo, por lo que las temperaturas no suelen bajar de los 0º ni sobrepasar, en verano, durante los días más tórridos, los 40º; las corrientes de aire refrescan el ambiente por las noches.

Paisaje

El verde perenne del pinar y las aguas cristalinas son dos constituyentes claves en la vida de los arenenses, no en vano el pueblo fue fundado en la confluencia de varios arroyos con el río Arenal.

El Ayuntamiento está situado a 510m. de altura, pero el caserío del vecindario se halla diseminado por las faldas de varios montículos, desde todos ellos se contemplan los torreones enhiestos de los Galayos y lo afilado d su crestería granítica, con La Mira como punto de máxima altura al fondo (2.343m.). Si en estas cimas, que dan al paisaje el encanto serrano que envuelve a todo el pueblo, predomina la adustez de las grandes roquedas berroqueñas, en las lomas y ribazos del resto del entorno predomina la suavidad del verde del pinar.

El paisaje natural -monte verde y crestas serranas rocosas con alturas próximas a los 2500m.- se completa con latransformación realizada por el hombre a lo largo de los siglos: pequeñas vegas para hortalizas y frutales, bancales poblados de olivos de los que la moderna maquinaria de la almazara extrae aceite de gran calidad, y, por último, en las proximidades del Tiétar -a 340m.- prados y dehesas en las que la encina es el punto de partida para la explotación ganadera extensiva.

Flora y Fauna

La abundancia de aguas favorece una vegetación tanto herbácea y arbustiva como la de grandes árboles. Lo tupido de jaras, brezos, carrascas y otros arbustos propició en el pasado la presencia de animales de caza mayor como osos, linces, lobos, zorros, jabalíes que, junto a otros animales menores, liebres, conejos, perdices, atraían a los reyes castellanos; de ahí que en el Libro de la Montería, de Alfonso XI, se mencionen numerosos lugares de este municipio como apropiados para la caza. Junto a estos animales, en determinados períodos, aparecen las grullas y los patos salvajes, que aprovechan los márgenes del Tiétar como lugar de descanso en sus migraciones anuales. Singular interés guardan tanto plantas endémicas como animales exclusivos de la Sierra de Gredos, el mas conicido es la capra hispánica.

El enorme desnivel entre las cumbres y el valle provoca que existan cuatro tipos de "pisos bioclimáticos" en Gredos que presentan una determinada cobertura vegetal, establecida por la altitud, en la cual encuetran diferentes condiciones de humedad y temperatura. Desde el piso de la encina, más bajo, hasta el de los prados de cumbres, en lo alto de nuestra sierra, encontramos gran variedad de vegetación. De las aproximadamente 1.400 especies vegetales de las que disfrutamos en Gredos, unas 200 son endemismos ibéricos, siendo 14 de éstos exclusivos de nuestra Sierra. Cabe destacar por el espectacular color amarillo con el que se tiñen las laderas en primavera el Piorno Serrano. En el otoño los pinares se encuentran salpicados de ocres y amarillos de los castaños, serbales y otros caducifolios que crecen entre el pino resinero. Los robles melojos también comienzan a secar su hoja que permanece en el árbol durante todo el invierno.

Las lluvias y los pinares justifican la abundancia de producción de setas, siendo especialmente buscados los níscalos que se convierten en una fuente de riqueza natural.

Entre la fauna que campea por Gredos, compuesta por algo más de 200 especies de vertebrados, tenemos que dar especial protagonismo a la Cabra Montés (Capra pirenaica victorias), fácilmente visible en nuestra sierra y verdadero símbolo de la misma. A principios del siglo XX tan sólo quedaban una o dos docenas de ejemplares, a través de las cuales y después de diversos planes de protección comenzados por Alfonso XIII se ha conseguido aumentar la especie a unos l0.000 individuos. No será difícil en nuestros paseos por las cumbres deleitarnos con el vuelo de una pareja de águilas reales o un conjunto de buitres planeando en busca de alguna carroña, sin olvidarnos de ejemplares de la fauna más pequeños como las mariposas diurnas, de las que se encuentran en nuestra zona el 45 % de todas las de la península, el lagarto verdinegro, el pechiazul, la lagartija serrana , la salamandra de Gredos, el gato montés, etc.