ARENAS DE SAN PEDRO
Inicio | Turismo | Conoce Arenas de San Pedro | Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción

Conoce Arenas de San Pedro

Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción

El templo parroquial es una amplia iglesia situada en el centro del municipio, junto a la plaza del Ayuntamiento. Se levantó por orden de Don Ruy López Dávalos, primer señor de Arenas, a finales del siglo XIV en estilo gótico, aunque posteriores intervenciones fueron modificando a la vez que enriqueciendo su estructura inicial.

Exterior

En su exterior lo más llamativo es la Torre, de planta cuadrangular, de carácter renacentista; situada a los pies de la iglesia está formada por varios cuerpos de diversas proporciones, toda ella de piedra labrada. Sus autores fueron Lucas Giraldo y Juan Rodríguez quienes dieron vivacidad a una construcción anterior.

Junto a la torre, hasta la mitad de ella, se eleva un cuerpo circular por el que se accede a ella por una escalera de caracol; ésta luego se incrusta en los cuerpos superiores y se manifiesta en una graciosa media circunferencia exenta en el lateral del poniente que asciende hasta el tejado. En cada cuerpo hay tres vanos laterales, de arco de medio punto abocinado. En el cuerpo superior, en cambio, hay, en cada lateral, dos vanos mucho mayores que los de los cuerpos inferiores, excepto en el que emerge la escalera que sólo tiene uno; su misión es la de servir para anclar las campanas.

El tejado está rematado en su parte exterior por una balaustrada con pináculos en las esquinas y en el centro; todos ellos están rematados por cuerpos piramidales.

Interior

Sus muros de piedra labrada encierran, con su adusta austeridad, un espacio de tres naves góticas sostenidas por pilastras góticas, seis exentas en el centro y seis adosadas a los muros. En la parte superior se unen, en un capitel de bolas, los nervios que soportan las bóvedas ojivales.

La capilla mayor, la que corona la nave central, no es muy grande, pero es de carácter abovedado. Destacan la talla de la patrona de la localidad, la Virgen del Pilar de Arenas, del siglo XIV; una custodia de plata realizada en el siglo XVI; un crucifijo del XVI. En la cabecera hay un friso de cerámica de Juan Ruiz de Luna mandado hacer en el siglo XX por el párraco don Marcelo Gómez Matías en el que se representa el santoral abulense. En el lado de la Epístola están los Confesores -como San Pedro de Alcántara, Santa Teresa, San Juan de la cruz...- y en el del Evangelio los Mártires, entre los que destacan San Segundo, Vicente, Cristeta y San Pedro Bautista, natural del cercano San Esteban del Valle.

El frontis está cubierto por una pintura mural obra del insigne Martínez Vázquez en la que se representa la aparición de la Virgen del Pilar, patrona del pueblo, a Santiago Apóstol. Por estar la iglesia dedicada a Ntra. Sra. de la Asunción hay un lienzo en el altar mayor que entronca con la escuela de Murillo. También es de corte renacentista la sillería de esta capilla y un crucifijo del siglo XVI. Sin embargo, hay un templete que es de carácter isabelino.

En las cabeceras de las naves laterales, cerradas por lienzos rectangulares, hay sendos altares, uno dedicado a S. Pedro de Alcántara y otro a la Virgen del Pilar; en cada uno de ellos sobresalen los frescos del frontispicio, que fueron pintados por el dominico P. Ibáñez, en 1966. En uno de ellos aparece la Transverberación de Santa Teresa y en el otro se representa la impresión de las llagas de San Francisco de Asís.

En la iglesia sobresale, además, un artístico púlpito de carácter renacentista. En la parte de atrás hay coro alto y bajo, cerrado el inferior por rica verja. El órgano aparece enmarcado por un par de ángeles.