CARMEN LAFORET

CARMEN LAFORET

Hoy, 6 de septiembre se cumplen 100 aΓ±os del nacimiento de nuestra paisana, la cΓ©lebre escritora Carmen Laforet. Escritora de importante calado nacional, que hoy, la multinacional estadounidense Google le dedica la imagen principal de su portal de entrada.

Desde el Ayuntamiento de Arenas de San Pedro, queremos recordar esta fecha tan importante para la literatura moderna y para nuestra localidad, con una anΓ©cdota que protagonizΓ³ Laforet en Arenas en el verano de 1955, extraΓ­da del ΓΊltimo libro de JosΓ© David De la Fuente:

β€œSala de actos de la Biblioteca Nacional de EspaΓ±a, Madrid. Nueve de la noche. Numeroso pΓΊblico, lo mΓ‘s granado de la intelectualidad madrileΓ±a, llena la sala. Se va a proceder a la lectura del fallo del jurado que otorgarΓ‘ el premio Menorca de novela. El escrutinio ha sido contundente: 10 a 2. Siendo ganadora Carmen Laforet.

Toda la sala se pone en pie, ovacionando fuertemente el resultado. Tras varios minutos, en los que muchos empiezan a mirar a todos lados buscando la figura de la ganadora, el presidente del jurado, monseΓ±or Vicente Albareda, reclama la presencia de Carmen en el estrado.

-No estΓ‘ aquΓ­ -grita una seΓ±orita emocionada-. EstΓ‘ veraneando en Arenas de San Pedro.

A la maΓ±ana siguiente, Manuel, subdirector de ABC, llamΓ³ al alcalde de Arenas, don JesΓΊs Cruces, quien quedΓ³ impactado con la noticia. ConocΓ­a a Carmen, con quien habΓ­a hablado en varias ocasiones por algΓΊn papeleo relacionado con la luz y el agua de la casita donde pasaba la escritora largas temporadas. Este invierno habΓ­a estado sola mucho tiempo. Se dedicaba todo el dΓ­a a aporrear su mΓ‘quina de escribir, segΓΊn decΓ­a la vecina que le hacΓ­a las tareas domΓ©sticas y la comida. Por la tarde, solΓ­a pasear con su perro por los pinares cercanos. A los lugareΓ±os les extraΓ±aba la presencia de una mujer que merodeaba sin miedo por los bosques y vivΓ­a sola, en una casa alejada de la poblaciΓ³n. El perfil de mujer independiente y libre que representaba Carmen Laforet no estaba todavΓ­a asumido en las zonas rurales. De estatura media, ojos grandes, frente amplia y pelo negro liso que cuelga hasta los hombros, su aspecto es delicado y frΓ‘gil, de una belleza extraΓ±a, con cierta tendencia al ensimismamiento.

El alguacil, a paso ligero como le habΓ­a indicado el alcalde, comunicΓ³ a la escritora que su marido habΓ­a llamado, y habΓ­a dejado el recado de que le llamara cuanto antes.

-El alcalde me ha dicho que le llame desde su despacho.

No le dijo el motivo de la llamada, lo desconocΓ­a. Pero Carmen se alegrΓ³. Su marido solo le habrΓ­a llamado si…

En efecto, habΓ­a ganado el Menorca. Era la segunda vez que acudΓ­a a un certamen, y la segunda vez que habΓ­a resultado ganadora. Esta vez, le sorprendiΓ³ el premio, aunque menos que, con solo 23 aΓ±os y siendo una total desconocida, ganΓ³ el primer certamen del premio Nadal. Este Γ©xito le abrumΓ³ sobremanera con la posterior campaΓ±a de presentaciΓ³n de su novela, con tantas entrevistas y apariciones en actos pΓΊblicos. Mujer de carΓ‘cter intimista que valoraba en gran manera la soledad, necesitaba un lugar tranquilo donde pudiera desarrollar su talento literario.

Y encontrΓ³ este lugar paradisΓ­aco a las afueras de Arenas, pasado el puente de la carretera a Guisando.

Este es el lugar que buscaba” comentΓ³ a la amiga que le habΓ­a recomendado esta casa y lugar.

El alcalde, despuΓ©s de felicitar efusivamente a la escritora, le aconsejΓ³ que permaneciera todavΓ­a en su despacho. Toda la maΓ±ana habΓ­a estado recibiendo llamadas telefΓ³nicas. Distintos diarios y revistas literarias nacionales querΓ­an entrevistarla: Arriba, Ya, Pueblo, Madrid, Informaciones, Ínsula…

El primero en contactar con Carmen fue el ABC.

-Hola, Carmen, soy Santiago CΓ³rdoba.

-SΓ­, sΓ­, te conozco

-ΒΏSabes la noticia, verdad?

-SΓ­, me acaba de llamar mi marido.

-ΒΏPor quΓ© te has ido a Arenas?

-AquΓ­ estoy mΓ‘s tranquila con mis cuatro hijos.

-ΒΏCambiarΓ‘s ahora Arenas de San Pedro, tu lugar de veraneo, por otro mΓ‘s elegante, en la costa?

-De aquΓ­ no me muevo. Es un sitio precioso, tranquilo, y con un clima muy benigno. ΒΏQuΓ© tal hace por Madrid?

-Un calor asfixiante.

-Os compadezco.

AtendiΓ³ mΓ‘s tarde a otros reporteros. Pasada la una del mediodΓ­a, iba a abandonar el despacho del alcalde, cuando llamΓ³ un gerente de NODO. TenΓ­an la intenciΓ³n de visitar a Carmen y hacerla un reportaje. Convinieron en el sΓ‘bado de la semana siguiente, 9 de julio.

El alcalde estaba henchido de gozo: Arenas era noticia nacional. QuizΓ‘ nunca se habΓ­a difundido tanto su nombre a lo largo de la historia….”